El vehículo autónomo ha llegado para quedarse y así lo estamos viendo en la rápida evolución en la que se está imponiendo. En un periodo de pruebas, el coche Waymo de Google ya ha hecho mucho más de 12 millones de kilómetros de pruebas en sus coches autónomos, buscando la perfección y la seguridad de estos futuros ordenadores con ruedas y piloto automático.

Marcas y coches como el Volvo 360C, el Peugeot E-Legend o el Tesla Elum, al igual que casi todas las marcas automovilísticas, ya han diseñado para entrar ya en este mundo del coche eléctrico autónomo, asegurando que es mucho más seguro un coche autónomo que un coche conducido por una persona (la cual puede llegar a realizar muchos errores). El coche autónomo está diseñado para responder cumpliendo la ley, respetando todas las normas y las señales de tráfico, y solo las podrá alterar el posible conductor.

El conductor solo tiene 2 ojos y solo puede mirar a un lugar concreto, mientras el coche autónomo mira constantemente a los 360º. En todo el mundo se producen 1.200.000 muertes al año por accidente de coche, la mayoría producidos por errores humanos, y se especula que puede llegar a conseguir en un mundo de coches autónomos con el objetivo de 0 muertes.