Como si de un fiel perro se tratara, la empresa estadounidense Airdog ha lanzado un prototipo de dron con capacidad de seguir de cerca a una persona allá donde vaya de manera autónoma y sin necesidad de órdenes ni control remoto. Incluso dando vueltas alrededor de su amo y con una estructura impermeable. El sistema de vuelo de este mecánico acompañante se basa en un sistema de GPS, montado en una pulsera que lleva la persona y que va guiando al dron en su ruta, esquivando posibles obstáculos como árboles o edificios.