Un barco sin marineros, ese es el proyecto en el que trabajan dos compañías noruegas y que podría revolucionar el comercio marítimo en la próxima década. El buque, cuyo nombre oficial es Yara Birkeland pero ya ha sido bautizado como ‘el Tesla de los mares‘, se utilizará para transportar fertilizantes y va a realizar su primer viaje a finales de 2018, recorriendo 22 kilómetros desde la planta en la que se producen los químicos hasta el puerto de Lavrik.