En este inicio de siglo están pasando cosas increíbles dentro del mundo empresarial. La tecnología, la ciencia, la comunicación, internet… También están cambiando los hábitos de consumo o los conceptos de uso de los productos, como el nuevo fenómeno del co-society. Muchos sectores están dando un cambio muy radical, sorprendiendo a la sociedad y a los mercados clásicos.

Uno de estos casos es el sector de la automoción, en el que está naciendo un nuevo tipo de producto que va a revolucionar el mercado. Por un lado tenemos el coche eléctrico Tesla de Elon Musk, con una demanda mayor a la oferta, que está entrando en el mercado europeo a través de la venta por internet (sin concesionarios ni intermediarios), y por otra parte también tenemos el coche sin conductor de Google. Si a éstos les sumamos el coche utilitario volador que va a presentar Airbus, y el posible coche de Apple con el nombre de Titán, tenemos 4 marcas que van a revolucionar el mundo del automóvil, con la tecnología Car2Car.

Estas 4 marcas van a ser las que corten el bacalao, teniendo en cuenta que hay muchas empresas tecnológicas que les permitirán revolucionar la inteligencia de los coches. Lo increíble es que ninguna de las marcas actuales de coches esté dentro de esta lista de empresas revolucionarias del sector automovilístico del siglo XXI. ¿Acaso se está terminando la historia de esas marcas clásicas, con las que hemos convivido tantos años, como Ford, Opel, Audi, Mercedes, BMW, y otras marcas que agrupan el 100% del parque automovilístico? Si no lideran el mundo tecnológico, posiblemente dominen el mundo del diseño interior o exterior del coche. ¿O posiblemente los propios usuarios se podrán imprimir un coche con la impresión 3D o incluso 4D? Con este tipo de impresión 4D, los coches se irán adaptando, irán modificando la forma según la velocidad, la temperatura, el color, y muchas características más que nos irán sorprendiendo cada día.

Lo que está claro es que el valor de Apple es mayor al que tendría la suma de las 7 empresas automovilísticas más fuertes de todo el mundo, y a parte de la capacidad creativa de Elon Musk, tenemos empresas más potentes, como Google o Airbus.

¿Realmente el resto de marcas clásicas está preparando sus nuevas estrategias para competir con estas 4 empresas que van a modificar el mundo automovilístico? Si no lo hacen a gran velocidad, algunas de ellas van a morir.

No debemos pensar que es imposible que un sector cambie tan rápido y destruya a las empresas líderes, porque hoy ocurre fácilmente. Si no, preguntemos a Canon, Nikkon, Pentax, o a los fabricantes de carretes de fotografía como Fujifilm, Agfa o Kodak. O empresas de distribución como Fotoprix. Todas estas empresas fueron desapareciendo, empujadas por marcas como Apple, o Samsung, que no venían del mundo de la fotografía, pero con cuyos productos se están haciendo muchos mas millones de fotografías que con las marcas clásica.

TRABAJA A LARGO PLAZO Y REDISEÑA TU CAMINO