Tecnologías como la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas o la realidad mixta se han convertido en protagonistas de la actualidad social y empresarial, y su desarrollo y evolución prometen transformar el mundo tal y como lo conocemos.El avance de la tecnología se ha acelerado en los últimos años. El teléfono inteligente se ha convertido en un elemento imprescindible para gran parte de la sociedad, ha nacido una nueva moneda virtual que ya ha sufrido su primera crisis, es posible aislarse de la realidad y aparecer en cualquier lugar del mundo gracias a la realidad virtual y empieza a no sonar futurista que los coches conduzcan solos o que haya drones que transporten gente.

Los gigantes tecnológicos son las empresas más valiosas del planeta y su constante innovación ha puesto contra la pared a muchas compañías tradicionales. Según ellos, estamos viviendo una nueva revolución industrial y la inteligencia artificial (IA) tiene gran parte de la culpa. Pero lo cierto es que esta tecnología no es ninguna novedad. Aunque se considera a Alan Turing el padre de la IA, no fue hasta finales de la década de 1990 cuando finalmente una máquina mostró su inteligencia frente al hombre: IBM demostró que su máquina era capaz de vencer al ajedrez a Gari Kaspárov. A día de hoy, veinte años más tarde, los expertos aseguran que ha llegado el momento definitivo y esta tecnología va a transformar el mundo.

Según un estudio de la consultora PwC, el principal impacto sobre la economía mundial vendrá de tres factores fundamentales: las ganancias de productividad para la empresas como consecuencia de la automatización de procesos (uso de robots y de vehículos autónomos); los incrementos de productividad gracias al uso de las tecnologías de inteligencia artificial (inteligencia aumentada y asistida) y, por último, por el aumento del consumo, como consecuencia de la existencia de productos y servicios de mucha mayor calidad y más personalizados.

La gran cantidad de datos con los que cuentan las empresas, tecnológicas y tradicionales, y su análisis mediante big data, junto con la tecnología machine learning, que desarrolla técnicas que permiten aprender a las máquinas, han permitido que la inteligencia artificial sea la tecnología del momento.