El debate para la deshumanización de la humanidad está muy activo, creando una gran controversia al introducir inteligencia artificial a una muñeca sexual muy real, Samantha. El experto en computación, ingeniero en electrónica y doctor en nanotecnología, Sergi Santos, siempre quería construir un celebro y lo colocó en una muñeca sexual de tamaño natural fabricada en China.