El planeta no puede resistir el estrés de la movilidad, de la industria o de la sobrepoblación y crecimiento de la sociedad, y una de las alternativas para salvar nuestro planeta y vivir con más calidad es la de diseñar las Smart cities. Las ciudades inteligentes tendrán conectado todo (las casas, las calles, los coches, los electrodomésticos, los lugares públicos …) y todo será inteligente.
La ciudad de Shenzhen, la capital de la tecnología en China, están apostando por la ecocivilización con un barrio ecológico y sostenible. La ciudad estará diseñada para tener todos los parkings en los sótanos de la misma ciudad, y en la superficie no podrá circular ningún coche privado. Solo circularán taxis y mini buses eléctricos y autónomos. El 30% de la superficie tendrá espacios naturales para renaturalizar toda la ciudad, buscando la parte más cómoda, más sana, y más sostenible.
Mientras la ciudad de Fujisawa en Japón, se está convirtiendo en una ciudad totalmente autosuficiente que ya vive en el futuro. Un paraíso sostenible. Tecnología de bajo consumo y gestión total de energía. Una casa en este barrio puede llegar a costar unos 450.000 €.
El planeta no resistirá la forma en que está evolucionando actualmente, y nos tendremos que auto obligar a desarrollar sistemas de vida más sanas, sostenibles y felices. Las ciudades que actualmente son más sostenibles e inteligentes del mundo, son Hong Kong, Copenage, Seul, Singapur, Toquio, Ámsterdam, San Diego, New York, San Francisco y Barcelona.